¿Te duele la ingle? Puede que te pase esto…

La ingle, o región inguinal, es un área de forma triangular ubicada en la parte inferior y lateral del abdomen. El dolor en la ingle derecha o izquierda puede ser el resultado de lesiones causadas por alguna actividad física que hayamos realizado. En la región inguinal hay cinco músculos del muslo que fluyen juntos y trabajan al unísono para permitir el movimiento correcto de la pierna. El estiramiento o desgarro de los músculos en el área de la ingle es una de las lesiones más comunes, especialmente entre los deportistas.

Causas de dolor inguinal

Es un problema bastante común, y le puede pasar a cualquiera. Algunas causas son más frecuentes que otras. Veamos cuáles son.

Las causas más comunes:

   La causa más común de dolor en la ingle es el estiramiento de uno o más músculos del muslo, ligamentos o tendones en el área de la ingle. Este tipo de lesión ocurre con mayor frecuencia en los atletas, especialmente en aquellos que practican un deporte de contacto como el fútbol o el rugby.

   Otra causa común del dolor en la ingle es la hernia inguinal. Ocurre cuando parte de los tejidos internos sobresalen a través de un punto debilitado debido a una ruptura en los músculos presentes en el área inguinal. Esto puede crear una hinchazón en el área de la ingle y causar dolor. En este caso, el problema también es claramente visible.

   Otras causas comunes de dolor en la ingle derecha o izquierda son cálculos renales, fracturas óseas (que también pueden causar un dolor severo), pubalgia (inflamación de los tendones de los músculos aductores) y procesos inflamatorios que afectan la cadera, los músculos abdominales o el músculo psoas.

Pubalgia y dolor inguinal
Fuente de la imagen: Studylib.es

Causas menos comunes

   Inflamación intestinal;
   Inflamación de los testículos;
   Varicocele (patología que afecta los vasos sanguíneos del testículo);
   Ganglios linfáticos agrandados;
   Quistes ováricos;
   Nervio comprimido;
   Apendicitis;
   Infecciones del tracto urinario;

¿Cómo podemos reconocer la causa del dolor en la ingle?

Comprender la causa del dolor en la ingle es importante para poder hacerle frente.

Puede ser que sientas dolor en la ingle sólo al caminar o bien cuando realizas una cierta actividad física o algunos movimientos en concreto.

Lee este artñiculo: Beneficios de ir a un spa. ¡Disfruta y cuida tu salud!

Artrosis

Si el dolor en la ingle está causado por un problema con la cadera, como la artrosis, generalmente experimentarás malestar cuando:

   te levantes después de estar sentado o de pie por mucho tiempo;
   hayas caminado una cierta cantidad de metros o kilómetros;
   hagas ciertos movimientos, como por ejemplo algo tan sencillo como atarse los zapatos. En este caso, hay una disminución en la movilidad;

En el caso de artrosis de cadera es bastante fácil de identificar el problema.

Alivia dolores musculares y osteoarticulares
Alivia dolores musculares y osteoarticulares . Consigue un 10% de descuento con el código AFFILIATE-4441-VN6DD-CQIK y un 2% en las siguientes compras!!! (Comprar aquí)

Tendones o fibras

Si el dolor en la ingle está causado por los tendones o las fibras que permiten que los músculos se unan al hueso (hueso púbico, en este caso), la articulación continúa moviéndose normalmente. Es decir, no habrá problemas para llevar a cabo las actividades diarias habituales.

En esta situación, puede haber problemas como:

   dolor al comienzo de la actividad física, que tiende a mejorar después de unos minutos;
   dolor que se da con movimientos específicos caracterizados por una sobrecarga.

Otras causas

En cuanto al dolor en la ingle debido a causas menos comunes, es más difícil identificarlo con certeza, por lo que es aconsejable profundizar en el diagnóstico en caso de que el dolor sea particularmente resistente a los tratamientos.

Cuándo contactar al médico

Es aconsejable contactar al médico si la ingle o el dolor testicular es de moderado a fuerte o si dura varios días.

En los siguientes casos habría que ir de inmediato al médico:

   Si se observan cambios físicos en los testículos, como la aparición de bultos o hinchazón;
   Hay sangre en la orina;
   El dolor también se extiende a la parte inferior de la espalda, el tórax o el abdomen;
   Hay fiebre o náuseas;

Los síntomas enumerados anteriormente pueden indicar una afección más grave, como una infección de los testículos, una torsión testicular o cáncer testicular.

Lee este artículo: Cuando colágeno y magnesio aúnan fuerzas, refuerzan el organismo

Diagnóstico de dolor inguinal

La mayoría de los casos de dolor inguinal no requieren tratamiento médico. Sin embargo, debe consultar a un médico en caso de dolor severo y prolongado acompañado de fiebre o hinchazón. Estos síntomas pueden indicar un problema más serio.

El examen médico puede consistir en un examen físico del área afectada por el dolor junto con otras pruebas, si es necesario.

Tratamiento para el dolor inguinal

El tratamiento del dolor inguinal depende de la causa subyacente. A menudo es posible tratarlo con estiramientos simples que se pueden hacer en casa, pero cuando se trata de un dolor más intenso, puede ser necesario un tratamiento médico.

Tratamiento del dolor inguinal en casa

Si el dolor en la ingle es el resultado de un sobreesfuerzo, es necesario descansar y tomar un descanso de la actividad física durante una o más semanas.

Una buena solución natural para aliviar el dolor es la aplicación de bolsas de hielo durante 20 minutos varias veces al día.

Los medicamentos para aliviar el dolor, incluido el paracetamol, se pueden usar para aliviar el dolor.

En este vídeo nuestros amigos de Fisioterapia online nos explican cómo hacer estiramientos de los músculos aductores, para prevenir el dolor inguinal.

Tratamiento médico para el dolor inguinal

Si el dolor es causado por una fractura, es posible que necesite cirugía para repararlo. La cirugía puede ser la solución incluso si hay una hernia inguinal en la base de los síntomas.

Lee este artículo: Terapia de Andulación para aliviar los dolores de estenosis espinal

Prevención del dolor en la ingle

Hay varias formas de prevenir la aparición de ciertos tipos de dolor en la ingle. Estirar y hacer un calentamiento lento y constante antes de la actividad física reduce el riesgo de lesiones.

En este vídeo nuestros amigos de Fisioterapia online nos explican cómo hacer estiramientos de los músculos aductores, para prevenir el dolor inguinal.

Además, mantener un peso saludable y tener cuidado al levantar objetos pesados ​​ayuda a prevenir la tensión muscular y las hernias.

Facebook Comments
Acerca de Míriam Guasch 99 Articles
Licenciada en Farmacia por la Universidad de Barcelona (UB) y una gran apasionada de la fitoterapia y la salud. Para cualquier duda podéis escribir a monfarma90@gmail.com e intentaré responder lo antes posible.
A %d blogueros les gusta esto: