La comida Fast Food “enfurece” nuestro sistema inmune

fuente de la imagen: Adobe stock

El sistema inmune reacciona de manera similar a una dieta alta en grasas y alta en calorías en cuanto a una infección bacteriana.

Esta es la conclusión a la que han llegado con un estudio reciente dirigido por la Universidad de Bonn. Es algo particularmente inquietante: la comida poco saludable hace que las defensas del cuerpo sean más agresivas a largo plazo.

Y si cambiamos de una dieta con comida fast food y empezamos a hacer bondad y seguir una dieta sana y equilibrada, debemos saber que el cambio no será de hoy a mañana. Después de cambiar a una dieta saludable, la inflamación hacia la estimulación inmune innata es más pronunciada. Luego se reducen estos efectos negativos en el cuerpo, pero no del todo. Ahora veremos qué significa eso…

Estos cambios a largo plazo pueden estar involucrados en el desarrollo de arteriosclerosis y diabetes, enfermedades relacionadas con el consumo de la dieta occidental. Los resultados han sido publicados en la revista Cell.

Estudio en ratones

Los científicos sometieron a los ratones durante un mes bajo la llamada “dieta occidental”. Es decir, una dieta que consiste en consumir alta cantidad de grasas y azúcar y baja en fibra. Los animales, en consecuencia a esta dieta a la que estamos acostumbrados en occidente y que nos parece de lo más normal, desarrollaron una fuerte respuesta inflamatoria en todo el cuerpo, casi como después de una infección con bacterias peligrosas.

“La dieta poco saludable llevó a un aumento inesperado en el número de ciertas células inmunes en la sangre de los ratones, especialmente granulocitos y monocitos. Esto indica la participación de los progenitores de células inmunes en la médula ósea”, explica Anette Christ, becaria postdoctoral en el Instituto de Inmunidad Innata de la Universidad de Bonn.

Para comprender mejor estos hallazgos inesperados, se aislaron progenitores de médula ósea para tipos de células inmunes principales de ratones alimentados con una dieta occidental, y otro con una dieta control saludable, y se realizó un análisis sistemático de su función y estado de activación.

También te puede interesar: Dormir poco nos hace comer más comida basura

Resultados obtenidos del estudio

Los estudios genómicos mostraron que la dieta occidental había activado una gran cantidad de genes en las células progenitoras. Los genes afectados incluían a los responsables de la proliferación y la maduración, según nos explica el Prof. Dr. Joachim Schultze de Life & Medical Sciences. Instituto (LIMES) en la Universidad de Bonn y el Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas (DZNE).

La comida rápida hace que el cuerpo reclute rápidamente un ejército enorme y poderoso. Cuando los investigadores ofrecieron a los roedores su dieta típica de cereales durante otras cuatro semanas, la inflamación aguda desapareció. Lo que no desapareció fue la reprogramación genética de las células inmunes y sus precursores: incluso después de estas cuatro semanas, muchos de los genes que se habían encendido durante la fase de comida rápida seguían activos.

En este vídeo que os dejo podéis ver las regas básicas del sistema inmune para que sepáis cómo actúa:

Recientemente se descubrió que el sistema inmune innato tiene una forma de memoria. Así lo cuenta el Prof. Dr. Eicke Latz, Director del Instituto de Inmunidad Innata de la Universidad de Bonn y científico de DZNE. Según los estudios, después de una infección, las defensas del cuerpo permanecen en una especie de estado de alarma, para que puedan responder más rápidamente a un nuevo ataque. Los expertos lo llaman “entrenamiento inmune innato”. En los ratones, este proceso no fue desencadenado por una bacteria, sino por una dieta no saludable.

Los científicos también pudieron identificar el “sensor de comida rápida” responsable en las células inmunes. Examinaron las células sanguíneas de 120 sujetos. En algunos de los sujetos, el sistema inmune innato mostró un efecto de entrenamiento particularmente fuerte. Los investigadores encontraron una evidencia genética de la participación de un llamado inflamasoma. Los inflamamasomas son complejos clave de señalización intracelular que reconocen agentes infecciosos y otras sustancias nocivas y, posteriormente, liberan mensajeros altamente inflamatorios. Aún no está claro cómo el inflamasoma NLRP3 reconoce exactamente la exposición del cuerpo a las dietas de tipo occidental.

También te puede interesar: Las grasas trans según la European Food Safety Authority

Y no sólo se da una respuesta inflamatoria aguda sino también del sistema inmune…

Curiosamente, además de la respuesta inflamatoria aguda, esto también tiene consecuencias a largo plazo para las respuestas del sistema inmune. La activación por dieta occidental cambia la forma en que se empaqueta la información genética. El material genético se almacena en el ADN y cada célula contiene varias cadenas de ADN, que en conjunto tienen aproximadamente dos metros de largo. Sin embargo, lo normal es que estén envueltos alrededor de ciertas proteínas en el núcleo y, por lo tanto, muchos genes en el ADN no se pueden leer, ya que con este cambio se vuelven inaccesibles.

Una alimentación poco saludable hace que algunas de estas piezas de ADN que normalmente etán escondidas se relajen, de forma similar a un lazo que cuelga de una bola de lana. Esta área del material genético puede leerse mucho más fácilmente siempre que el desenvolvimiento temporal permanezca activo. Los científicos llaman a estos fenómenos cambios epigenéticos. El inflamasoma desencadena estos cambios epigenéticos. El sistema inmune en consecuencia reacciona incluso a pequeños estímulos con respuestas inflamatorias más fuertes.

Dramáticas consecuencias para la salud

Estas respuestas inflamatorias a su vez pueden acelerar el desarrollo de enfermedades vasculares o diabetes tipo 2. En la arteriosclerosis, por ejemplo, los depósitos vasculares típicos, las placas, consisten principalmente en lípidos y células inmunes. La reacción inflamatoria contribuye directamente a su crecimiento, porque las células inmunes recién activadas migran constantemente hacia las paredes alteradas del vaso. Cuando las placas crecen demasiado grandes, pueden reventar, lo que lleva a la coagulación de la sangre y son arrastradas por el torrente sanguíneo y pueden obstruir los vasos. Posibles consecuencias: accidente cerebrovascular o ataque cardíaco.

Nuestra esperanza de vida ya no incrementa, este auge va ahora en declive…

En los últimos siglos, la esperanza de vida promedio ha aumentado constantemente en los países occidentales. Esta tendencia actualmente se está rompiendo por primera vez: las personas nacidas hoy vivirán en vidas promedio más cortas que sus padres. Las dietas poco saludables y muy poco ejercicio juegan un papel decisivo en esto.

“Por lo tanto, estos hallazgos tienen una relevancia social importante”, explica Latz. “Los fundamentos de una dieta saludable deben convertirse en una parte mucho más prominente de la educación de lo que son en la actualidad. Solo de esta manera podemos inmunizar a los niños en una etapa temprana contra las tentaciones de la industria alimentaria. Los niños tienen la opción de elegir qué comer todos los días. Debemos permitirles tomar decisiones conscientes con respecto a sus hábitos dietéticos “.

En esta investigación participaron grupos de los Países Bajos, los EE. UU., Noruega y Alemania. Latz y Schultze son miembros del clúster de excelencia “ImmunoSensation“, que investiga el sistema inmune innato. Latz es considerado un líder en el campo de la inmunidad innata y ha sido galardonado con el Premio Gottfried Wilhelm Leibniz por su trabajo en diciembre de 2017. Este es considerado uno de los premios de ciencias más prestigiosos de Alemania.

Recordad que podemos aumentar las defensas de nuestro organismo con la dieta, siguiendo una dieta sana y quilibrada, y con la ayuda se suplementos alimenticios.

Acerca de Lihi Carethy 91 Articles
Licenciada en Farmacia por la Universidad de Barcelona (UB) y una gran apasionada de la fitoterapia y la salud. Para cualquier duda podéis escribir a monfarma90@gmail.com e intentaré responder lo antes posible.
A %d blogueros les gusta esto: