About these ads

¿Sabías que las cosquillas sólo se notan si estamos de buen humor?

Darwin dijo que para experimentar placer por las cosquillas tenemos que estar en buen estado de ánimo. A día de hoy se ha hecho un experimento que lo confirma observando la zona del cerebro vinculada a la sensación de cosquillas.

Según el padre de la teoría de la evolución, la risa provocada por un cosquilleo proviene de la anticipación del placer, pero contrario a esta premisa en la Edad Media el cosquilleo de forma prolongada era una forma de tortura.

Pensadores, filósofos y científicos, desde Platón a Galileo, se han aventurado en un intento de comprender su naturaleza. Pero incluso hoy en día, a pesar de que conocemos bien la sensación, se sabe bien poco o nada de cómo se genera en el cerebro, de la función que tiene y de por qué si tocamos ciertas partes del cuerpo de forma repentina a veces nos hace reír y saltar y en otras ocasiones resulta hasta molesto. Incluso hay personas a las que no les afecta para nada.

También puede interesarte leer:

– Reír, soñar y tener amigos: cuida tu mente

Dos investigadores de la Universidad Humboldt (de Berlín), Shimpei Ishiyama y Michael Brecht, han tratado de entender algo más sobre este fenómeno estudiando a las ratas. Las ratas pueden reírse aunque  no es audible para el oído humano (ya que emiten un ultrasonido inapreciable para el ser humano), pero sí se puede medir fácilmente. Haciendo varias pruebas cosquillas a los animales en diferentes situaciones, los científicos fueron capaces de sacar algunas conclusiones, así lo confirma un artículo publicado en Science (resumen en Inglés).

En el vídeo que os enseño a continuación se ve una de las pruebas que le hicieron a las ratas para coger trazas de los ultrasonidos que han sido transformados para que los podamos escuchar con el oído humano.


¿Por qué sentimos cosquillas- La ciencia responde por compartircosasbuenas

La primera reacción que se aprecia es que los animales también tienen cosquillas cuando se les hace cosquillas en el cuerpo. Incluso luego intentan buscar de nuevo la mano para experimentar de nuevo lo que han notado la primera vez.

También puede interesarte leer:

– ¿Por qué nos reímos y porqué se contagia la risa? Beneficios de reírse

Además, mediante la medición de la actividad de las neuronas de la corteza somato-sensitiva del animal, la parte en la que se recibe la sensación del tacto, los investigadores vieron que su actividad aumentaba especialmente mientras se les hacían cosquillas. Y una vez confirmaron que esa parte del cerebro es justo la que se activa por la sensación de cosquillas activando las neuronas sin hacer nada más, pueden decir ahora que las ratas reaccionan de la misma forma que los seres humanos ante las cosquillas, con risa y saltos.

Pero también vieron que cuando las ratas estaban en una situación de ansiedad, por ejemplo, elevadas sobre una plataforma a las que no estaban acostumbradas, no sentían cosquillas. Ni se reían ni saltaban.

Eso confirma el hecho que a veces nos riamos ante las cosquillas en un ambiente distendido y divertido pero no si tenemos emociones negativas, luego pasa a ser algo molesto porque se inhibe la sensación en el cerebro.

About these ads
About these ads
About these ads

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: