About these ads

Método No Poo, ¿es bueno o malo para el pelo?

El truco que muchas webs y famosas están dando a conocer sobre el método No Poo consiste en lavarse el pelo sin champú. ¿Es realmente bueno para el cabello?.

Personajes de moda como la cantante Adele,  Brooke Shields, Jennifer Aniston o Gwyneth Paltrow entre otros afirman haber suprimido por completo el champú. El lema de esta moda es reducir o eliminar por completo el uso del champú sustituyendo estos productos por algo tan sencillo como agua, bicarbonato y/o vinagre.

Es cierto que hay que vigilar el uso abusivo de champús, sobretodo de aquellos que contengan ciertas sustancias perjudiciales pero también es bueno que sepas que no todo vale para todo el mundo ni lo que aparentemente pueda parecer natural y no perjudicial no pueda también lastimarnos. Todo en exceso es perjudicial y cada persona es un mundo a parte.

En el vídeo veréis en qué consiste el método No Poo, pros y contras:

Según los partidarios del “No poo”, los champús de uso cotidiano alteran el sebo contenido en el folículo piloso, arruinando la belleza y la salud de nuestra melena. Sí es cierto que a la práctica, cuanto más nos lavamos el cabello más se altera la cantidad justa de sebo. Es decir que para compensar la agresión de estos productos sobre el cuero cabelludo se produce una mayor cantidad de sebo, que termina dándole el aspecto grasiento y sucio.

Método no poo

Aquellos que siguen la nueva técnica anti-champús usando este método que suele emplear vinagre de manzana o bicarbonato entre otros, lo hacen convencidos de que no lavarse el pelo con champú evitará que produzcamos tanta grasa y se ensucia menos el pelo. Pero lo cierto es que hay que ir eliminando la grasa que se produce por el cúmulo de células muertas y la misma grasa que generan las glándulas sebáceas.

Lo que no hay que hacer es abusar de estos productos, es decir, usarlos a diario. Además debes intentar evitar champús con ingredientes que sean agresivos y que podamos usar según el tipo de cabello que tengamos (graso, seco, seboso, rizado, etc.). Algunos champús contienen lauril sulfato de sodio (SLS) o lauril éter sulfato de sodio (SLES), tensioactivos fuertes que producen espuma y eliminan la suciedad a la vez que dañan el folículo y cuero cabelludo.

También hay que tener cuidado con los parabenos, un tipo de conservante, y las siliconas. Otro ingrediente que sería mejor que evitaras es el kathon, ya que suele dar muchos problemas de alergias y sensibilidad del cuero cabelludo provocando irritaciones.

Así que antes de empezar a experimentar con métodos modernos pero con riesgo presta atención a las etiquetas de los productos que compres y elige siempre el que sea más adecuado según el tipo de pelo que tengas.

About these ads
About these ads
About these ads

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: